Tag Archives: Chipre

Cuentacuentos & presentación del libro “¡No vayas, foquita!” en Santander

who e are (3)

Cuentos tradicionales de Grecia y Chipre
Sofía Roilidou, docente y pedagoga, llega de Madrid con la maleta llena de cuentos de Grecia y Chipre, cuyos protagonistas absolutos son los duendes. Según la tradición, los duendes viven en las cavidades más profundas de la tierra. Sin embargo, durante los doce días que van desde la fiesta de Navidad hasta el día de la Epifanía, estos seres entrañables suben a la superficie para incordiar a la gente y hacer todo tipo de travesuras. Se introducirán juegos tradicionales de Grecia y Chipre para enseñar a los niños e interactuar con ellos, y también se hará uso de canciones.

La actividad se dirige a niños a partir de 5 años.

Lugar: Librería Gil, Plaza de Pombo, Santander.
Fecha: viernes 11 de enero
Hora: 17:30 h

Información y reservas: 942 075 762 o agenda@libreriagil.com

A las 19:00 h pasaremos a presentar el libro infantil ¡No vayas, foquita! (Editorial Sial-Pigmalión), traducido del griego por Sofía Roilidou.

Presentación del libro ¡No vayas foquita!
La foquita se queda sola y varios desconocidos le piden que les siga… ¿Les va a seguir o no? Esta fabulosa historia ayuda a los niños a comprender por qué razón no se debe seguir nunca a los extraños. La educación en temas de protección y defensa es una de las enseñanzas más importantes que hay que dar a los niños. El libro incluye una guía didáctica para padres y otra para maestros con ideas y consejos para el mejor aprovechamiento del cuento. Presentación a cargo de su traductora.

Sofía Roilidou
Clipboard02Doctora en Neurociencia por la Universidad Complutense de Madrid, con tesis titulada Trastorno por déficit de atención y/o hiperactividad: diferenciación neuropsicológica entre los subtipos inatento e hiperactivo. Máster en Neuropsicología Cognitiva por la UCM, Máster en PNL (Programación Neurolingüística) por PNL Madrid y Coaching profesional por IRYDE. Licenciada en Filosofía, Pedagogía y Psicología por la Universidad de Atenas. Profesora colaboradora del Máster en Dificultades de Aprendizaje y Trastornos del Lenguaje de la Universitat Oberta de Catalunya. Más de quince años ejerciendo como profesora de griego como lengua extranjera.

La historia de los duendes en el imaginario popular griego

papad-4Al amanecer, antes de que cante el gallo, los
duendes desaparecen, porque no aguantan la luz 

El pueblo griego ha sabido conservar sus tradiciones antiguas de la manera más festiva y graciosa. Es más, las enriqueció con su ingenio volviéndolas más elocuentes. Siempre ha pretendido aplacar a los espíritus astutos y traviesos, y su imaginación exuberante a la hora de inventar todo tipo de diablillos y monstruos reafirma su gusto por la mesura y la moderación, su concepto de lo bueno y bello.

Dodecaímero (Δωδεκαήμερο) se llama al periodo de doce días comprendido entre la Navidad y la Epifanía. Es cuando se desarrolla la historia de los duendes (en griego καλικάντζαροι/calicántsari). A lo largo de todo el año estos seres curiosos permanecen escondidos en el mundo subterráneo. Con la renovación de las fuerzas del bien, que simboliza el nacimiento de Jesucristo, surgen al mismo tiempo las energías que se oponen a tal espíritu constructivo, cuyos representantes son los duendes. Así se inicia una lucha abierta entre estas dos fuerzas contrapuestas.

AeridesgEl elemento religioso convive con el pagano en esta pintura
de P. Tetsis que nos transporta al Ágora romana de Atenas

Los duendes tienen miedo a los humanos, por eso durante todo el año intentan cortar el tronco del Árbol que sostiene el Mundo empleando sus dientes cortantes, hachas y pequeñas sierras, para que la Tierra se derrumbe. Sin embargo, Cristo con su llegada restaura los cimientos de la Tierra, y no deja que la humanidad desaparezca. Para celebrar este gran milagro, la gente está en vivaz movimiento: lava, limpia y prepara comidas y pasteles exquisitos.

Al oír todo este jaleo sobre sus cabezas, los duendes dejan sus quehaceres para averiguar qué está pasando. Suben a la superficie a través de los pozos y las fuentes de agua que emanan de las entrañas de la tierra. Se enteran del nacimiento de Cristo y se ponen a hacer todo tipo de travesuras, incordiando a la gente e induciéndoles a cometer maldades y pecados. Hacen sonar la campana de la iglesia, giran las páginas en el libro del cura, silban cual demonios, se meten en los sacos de harina recién molida, acceden a las casas a través de cualquier agujero o resquicio, echan a perder el aceite y el vino, se comen lo que les apetezca (sobre todo carne de cerdo y dulces), esparcen las sobras y dejan todo patas arriba. El fuego les da miedo, por eso la gente procura mantener vivas las llamas de la chimenea. Al amanecer, antes de que cante el gallo, desaparecen, porque no aguantan la luz.

Los nombres de estos diablillos varían según la zona, y su apariencia también es muy dispar. Según la cultura popular, se parecen a los simios, tienen orejas grandes y cola. Son pequeños, habitualmente de color negro o marrón oscuro. Sus patas a menudo son de caballo, burro, cabra, sapo o gallo. A los duendes no se les ve siempre, ya que suelen volverse invisibles al salir a la superficie de la tierra. No obstante, se les percibe incluso en el aire.

El 6 de enero, día de la Epifanía, los curas bendicen las aguas y rocían las casas con agua bendita para dar a los hombres una nueva vida espiritual. Los duendes, al ver al cura, echan a correr. Se pierden en las aguas y en las profundidades de la tierra, donde pasarán sus días del 7 de enero al 24 de diciembre. Allí, retoman su ardua e interminable empresa de echar abajo el Árbol que sostiene la Tierra, que está ya totalmente reconstituido.

EpifaníaPintura de P. Tetsis que representa la bendición de las aguas el día
6 de enero en el puerto de El Pireo y la desaparición de los duendes

La historia de estos duendes es una de las tradiciones navideñas que más encanto presentan a lo largo y ancho del mundo. Expresa la preocupación del ser humano que se enfrenta al fin de una etapa de su vida, de un año que termina y otro nuevo que comienza o la transición del invierno a la primavera. De forma que detrás de todas estas supersticiones metafísicas se esconde el temor primitivo del hombre al invierno y su oscuridad.

Los duendes hacían trastadas y se metían con la gente solo por jugar. Eran divertidos, inofensivos y, a decir verdad, no eran para nada aterradores. Iban de aquí para allá, daban saltos, bailaban y molestaban, pero no acosaban ni asustaban a la gente. Por eso, nosotros también invitamos a los niños a que jueguen y bailen en esta actividad lúdica, dando la bienvenida al nuevo año de la mejor manera, con ánimos y energías renovadas.

Cuentacuentos & presentación del libro “¡No vayas, foquita!” en Bilbao

who e are (3)

Cuentos tradicionales de Grecia y Chipre
Sofía Roilidou, docente y pedagoga, llega de Madrid con la maleta llena de cuentos de Grecia y Chipre, cuyos protagonistas absolutos son los duendes. Según la tradición, los duendes viven en las cavidades más profundas de la tierra. Sin embargo, durante los doce días que van desde la fiesta de Navidad hasta el día de la Epifanía, estos seres entrañables suben a la superficie para incordiar a la gente y hacer todo tipo de travesuras. Se introducirán juegos tradicionales de Grecia y Chipre para enseñar a los niños e interactuar con ellos, y también se hará uso de canciones.

La actividad se dirige a niños de 5 a 10 años.

Lugar: Librería infantil Sopa de Sapo, Plaza Indautxu, C/ Aretxabaleta, 6, Bilbao.
Fecha: sábado 12 de enero
Hora: 11:00 – 12:10 h (en griego) & 12:15 – 13:15 h (en castellano)

Se requiere reserva de plaza en el 94 405 47 58 o en hola@sopadesapo.com, indicando el idioma del grupo en el que desea participar el niño.

A las 13:15 h, al finalizar la actividad, pasaremos a presentar el libro infantil ¡No vayas, foquita! (Editorial Sial-Pigmalión), traducido del griego por Sofía Roilidou.

Presentación del libro ¡No vayas foquita!
La foquita se queda sola y varios desconocidos le piden que les siga… ¿Les va a seguir o no? Esta fabulosa historia ayuda a los niños a comprender por qué razón no se debe seguir nunca a los extraños. La educación en temas de protección y defensa es una de las enseñanzas más importantes que hay que dar a los niños. El libro incluye una guía didáctica para padres y otra para maestros con ideas y consejos para el mejor aprovechamiento del cuento. Presentación a cargo de su traductora.

Sofía Roilidou
Clipboard02Doctora en Neurociencia por la Universidad Complutense de Madrid, con tesis titulada Trastorno por déficit de atención y/o hiperactividad: diferenciación neuropsicológica entre los subtipos inatento e hiperactivo. Máster en Neuropsicología Cognitiva por la UCM, Máster en PNL (Programación Neurolingüística) por PNL Madrid y Coaching profesional por IRYDE. Licenciada en Filosofía, Pedagogía y Psicología por la Universidad de Atenas. Profesora colaboradora del Máster en Dificultades de Aprendizaje y Trastornos del Lenguaje de la Universitat Oberta de Catalunya. Más de quince años ejerciendo como profesora de griego como lengua extranjera.

La historia de los duendes en el imaginario popular griego

papad-4Al amanecer, antes de que cante el gallo, los
duendes desaparecen, porque no aguantan la luz 

El pueblo griego ha sabido conservar sus tradiciones antiguas de la manera más festiva y graciosa. Es más, las enriqueció con su ingenio volviéndolas más elocuentes. Siempre ha pretendido aplacar a los espíritus astutos y traviesos, y su imaginación exuberante a la hora de inventar todo tipo de diablillos y monstruos reafirma su gusto por la mesura y la moderación, su concepto de lo bueno y bello.

Dodecaímero (Δωδεκαήμερο) se llama al periodo de doce días comprendido entre la Navidad y la Epifanía. Es cuando se desarrolla la historia de los duendes (en griego καλικάντζαροι/calicántsari). A lo largo de todo el año estos seres curiosos permanecen escondidos en el mundo subterráneo. Con la renovación de las fuerzas del bien, que simboliza el nacimiento de Jesucristo, surgen al mismo tiempo las energías que se oponen a tal espíritu constructivo, cuyos representantes son los duendes. Así se inicia una lucha abierta entre estas dos fuerzas contrapuestas.

AeridesgEl elemento religioso convive con el pagano en esta pintura
de P. Tetsis que nos transporta al Ágora romana de Atenas

Los duendes tienen miedo a los humanos, por eso durante todo el año intentan cortar el tronco del Árbol que sostiene el Mundo empleando sus dientes cortantes, hachas y pequeñas sierras, para que la Tierra se derrumbe. Sin embargo, Cristo con su llegada restaura los cimientos de la Tierra, y no deja que la humanidad desaparezca. Para celebrar este gran milagro, la gente está en vivaz movimiento: lava, limpia y prepara comidas y pasteles exquisitos.

Al oír todo este jaleo sobre sus cabezas, los duendes dejan sus quehaceres para averiguar qué está pasando. Suben a la superficie a través de los pozos y las fuentes de agua que emanan de las entrañas de la tierra. Se enteran del nacimiento de Cristo y se ponen a hacer todo tipo de travesuras, incordiando a la gente e induciéndoles a cometer maldades y pecados. Hacen sonar la campana de la iglesia, giran las páginas en el libro del cura, silban cual demonios, se meten en los sacos de harina recién molida, acceden a las casas a través de cualquier agujero o resquicio, echan a perder el aceite y el vino, se comen lo que les apetezca (sobre todo carne de cerdo y dulces), esparcen las sobras y dejan todo patas arriba. El fuego les da miedo, por eso la gente procura mantener vivas las llamas de la chimenea. Al amanecer, antes de que cante el gallo, desaparecen, porque no aguantan la luz.

Los nombres de estos diablillos varían según la zona, y su apariencia también es muy dispar. Según la cultura popular, se parecen a los simios, tienen orejas grandes y cola. Son pequeños, habitualmente de color negro o marrón oscuro. Sus patas a menudo son de caballo, burro, cabra, sapo o gallo. A los duendes no se les ve siempre, ya que suelen volverse invisibles al salir a la superficie de la tierra. No obstante, se les percibe incluso en el aire.

El 6 de enero, día de la Epifanía, los curas bendicen las aguas y rocían las casas con agua bendita para dar a los hombres una nueva vida espiritual. Los duendes, al ver al cura, echan a correr. Se pierden en las aguas y en las profundidades de la tierra, donde pasarán sus días del 7 de enero al 24 de diciembre. Allí, retoman su ardua e interminable empresa de echar abajo el Árbol que sostiene la Tierra, que está ya totalmente reconstituido.

EpifaníaPintura de P. Tetsis que representa la bendición de las aguas el día
6 de enero en el puerto de El Pireo y la desaparición de los duendes

La historia de estos duendes es una de las tradiciones navideñas que más encanto presentan a lo largo y ancho del mundo. Expresa la preocupación del ser humano que se enfrenta al fin de una etapa de su vida, de un año que termina y otro nuevo que comienza o la transición del invierno a la primavera. De forma que detrás de todas estas supersticiones metafísicas se esconde el temor primitivo del hombre al invierno y su oscuridad.

Los duendes hacían trastadas y se metían con la gente solo por jugar. Eran divertidos, inofensivos y, a decir verdad, no eran para nada aterradores. Iban de aquí para allá, daban saltos, bailaban y molestaban, pero no acosaban ni asustaban a la gente. Por eso, nosotros también invitamos a los niños a que jueguen y bailen en esta actividad lúdica, dando la bienvenida al nuevo año de la mejor manera, con ánimos y energías renovadas.

Nuestro homenaje a Costas Montis (Pamplona) en la revista “Η Κύπρος μας”

I Kypros mas

Η Κύπρος μας (Nuestro Chipre), revista trimestral de los chipriotas de la diáspora, publica entre sus páginas la noticia del homenaje al poeta chipriota Costas Montis que organizamos en Pamplona el 30 de enero de 2015. El acto contó con la presencia de Antonis Toumazis, Embajador de Chipre en Madrid.

La publicación (en griego) se encuentra en la pág. 67 de la edición digital del nº 126 (enero- marzo de 2015) de la revista en cuestión.

El homenaje a Costas Montis en el periódico “Πολίτης”

politisEn el diario Πολίτης (Ciudadano) de Nicosia, entre las noticias del mundo cultural, aparece el homenaje a Costas Montis que organizamos en Laredo el 22 de noviembre de 2014 y se anuncia el siguiente que se celebrará en Pamplona el 30 de enero de 2015.

Podéis visualizar la página de la publicación (en griego) aquí. El número en cuestión se publicó el 15 de diciembre de 2015.

Página web del diario: www.politis-news.com

Recital de poemas de Costas Montis en Pamplona el 30/01/2015

Clipboard011

Recital de poesía: Costas Montis
La voz vibrante de Chipre

Un repaso por la geografía física y emocional de una isla dividida

Intervendrán:
El presidente de “Periplo” Dimitrios Ioannou
El Embajador de Chipre en Madrid Antonis Toumazis
Luis Ruiz e Inma Biurrun (recitado)
Eva Touzopoulou (piano)

Viernes 30 de enero de 2015
A las 19:30 h.
Auditorio de Civican, Centro Cultural y de Ocio de Fundación Caja Navarra
Avenida de Pío XII, 2, Pamplona (Navarra)

Organizan: Asociación Sociocultural Filohelena “Periplo”
Colaboran: Ainara, Danzas Populares del Mundo & Fundación Civican
Con el apoyo de la Fundación Costas Montis

Entrada libre y gratuita

El año 2014 ha estado dedicado en Grecia al poeta chipriota Costas Montis (Famagusta, 1914 – Nicosia, 2004) por los 10 años de su muerte y los 100 de su nacimiento. Asimismo, en 2014 se cumplió el 40 Aniversario de la invasión turca en Chipre, un hecho que cambió para siempre el rumbo de la historia de la isla y las vidas de sus habitantes.

Por estos motivos, la Asociación Sociocultural Filohelena “Periplo”, en colaboración con Ainara Danzas Populares del Mundo, rinde homenaje al poeta chipriota y organiza un recital en el que se podrá ver una grabación del propio Costas Montis recitando, una intervención musical al piano a cargo de Eva Touzopoulou, además del recitado de sus poemas y un coloquio en torno a la figura del poeta chipriota.

Biografía

Costas Montis nació el 18 de febrero de 1914 en Famagusta, Chipre, y murió el 1 de marzo de 2004 en Nicosia. Recibió numerosos honores y premios a lo largo de su vida. Asimismo, sus libros han sido traducidos a diversas lenguas. Costas Montis fue nombrado Doctor Honoris Causa por la Universidad de Chipre y la Universidad de Atenas. Fue nominado al Premio Nobel y en 2000 fue declarado Miembro Correspondiente de la Academia de Atenas, el más grande honor conferido a un creador intelectual residente fuera de Grecia.

En apoyo a su propuesta de la Academia de Atenas, el Profesor Nicholas Konomis añadió lo siguiente: «Costas Montis es uno de los más grandiosos poetas griegos vivos y, ciertamente, uno de los que renovó en un único sentido la poesía lírica moderna. Asimismo, enriqueció la poesía griega moderna desde el punto de vista de Chipre. Con su ininterrumpida creación literaria de 70 años, fue capaz de representar artísticamente los ritmos auténticos, la temperatura y la acción de fluctuaciones históricas y emocionales del alma y aliento de Chipre y su gente. En su trabajo extremadamente poderoso, él grabó cada vibración de la isla (erótica, social y política). Todos los pensamientos del pueblo chipriota fueron plasmados… Montis hizo uso de su abundancia de la tradición lingüística, histórica y cultural de un mayor helenismo y forjó con fuerza poética el carácter indeleble de los arraigados valores de la nación griega.»

Agradecemos a la neohelenista y traductora Natalia Moreleón por facilitarnos la antología de poemas de Costas Montis que tradujo. Algunos de ellos se incluyen en el recital.

La traducción y la revisión final de los poemas seleccionados corrió a cargo de miembros de “Periplo”.

[Ver el vídeo del acto]

Nuestro homenaje a Costas Montis (Laredo) en la revista “Η Κύπρος μας”

Clipboard02

Η Κύπρος μας (Nuestro Chipre), revista trimestral de los chipriotas de la diáspora, publica entre sus páginas la noticia del homenaje al poeta chipriota Costas Montis que organizamos en Laredo el 22 de noviembre de 2014 y anuncia el siguiente que tendrá lugar en Pamplona a finales de este mes de enero.

La publicación (en griego) se encuentra en la pág. 68 de la edición digital del nº 125 (octubre – diciembre de 2014) de la revista en cuestión.

Recital de poemas de Costas Montis en Laredo el 22/11/2014

cartel definitivos

Recital de poesía: Costas Montis
La voz vibrante de Chipre
El el X Aniversario de su fallecimiento

Un repaso por la geografía física y emocional de una isla dividida

Intervendrán:
El presidente y el Vicepresidente de “Periplo”: Dimitrios Ioannou y Joaquín M. Mollinedo
La violinista Carmen Gutiérrez.

Sábado 22 de noviembre de 2014
A las 20:00 h.
Sala Rúas
Rúa del Medio 1, Laredo (Cantabria)

Organizan: Asociación Sociocultural Filohelena “Periplo” y Sala Rúas
Con el apoyo de la Fundación Costas Montis

Entrada libre y gratuita

En Grecia el año en curso está dedicado al poeta chipriota Costas Montis (Famagusta, 1914 – Nicosia, 2004) por los 10 años de su muerte y los 100 de su nacimiento. Asimismo, en 2014 se cumple el 40 Aniversario de la invasión turca en Chipre, un hecho que cambió para siempre el rumbo de la historia de la isla y las vidas de sus habitantes. Con motivo de ese doble aniversario, el próximo sábado 22 de noviembre la Asociación Sociocultural Filohelena “Periplo” y el espacio creativo Sala Rúas rendirán homenaje al poeta chipriota, organizando un recital que correrá a cargo de dos rapsodas acompañados por el violín de la música Carmen Gutiérrez.

Programa

- Saludo del vicepresidente de la Fundación Costas Montis, Theodoulos Montis, hijo  primogénito del poeta.
- Audiovisual con el poeta homenajeado recitando un poema suyo.
- Breve introducción al poeta y su obra, y situación en el contexto histórico y social.
- Recital de poemas de Costas Montis traducidos al español.                                                       Parte I: Poemas vinculados a Chipre y poemas políticos.                                                           Parte II: Poemas varios.
- Coloquio entre los asistentes.

Tras el acto se ofrecerá un aperitivo.

Biografía

Costas Montis nació el 18 de febrero de 1914 en Famagusta, Chipre, y murió el 1 de marzo de 2004 en Nicosia. Recibió numerosos honores y premios a lo largo de su vida. Asimismo, sus libros han sido traducidos a diversas lenguas. Costas Montis fue nombrado Doctor Honoris Causa por la Universidad de Chipre y la Universidad de Atenas. Fue nominado al Premio Nobel y en 2000 fue declarado Miembro Correspondiente de la Academia de Atenas, el más grande honor conferido a un creador intelectual residente fuera de Grecia.

En apoyo a su propuesta de la Academia de Atenas, el Profesor Nicholas Konomis añadió lo siguiente: «Costas Montis es uno de los más grandiosos poetas griegos vivos y, ciertamente, uno de los que renovó en un único sentido la poesía lírica moderna. Asimismo, enriqueció la poesía griega moderna desde el punto de vista de Chipre. Con su ininterrumpida creación literaria de 70 años, fue capaz de representar artísticamente los ritmos auténticos, la temperatura y la acción de fluctuaciones históricas y emocionales del alma y aliento de Chipre y su gente. En su trabajo extremadamente poderoso, él grabó cada vibración de la isla (erótica, social y política). Todos los pensamientos del pueblo chipriota fueron plasmados… Montis hizo uso de su abundancia de la tradición lingüística, histórica y cultural de un mayor helenismo y forjó con fuerza poética el carácter indeleble de los arraigados valores de la nación griega.»

Agradecemos a la neohelenista y traductora Natalia Moreleón por facilitarnos la antología de poemas de Costas Montis que tradujo. Algunos de ellos se incluyen en el recital.

La traducción y la revisión final de los poemas seleccionados corrió a cargo de miembros de “Periplo”.

A continuación, ofrecemos un texto que escribió nuestro amigo y socio Grigoris Efstathiou, de origen chipriota, reflejando su experiencia personal.

Sobre Chipre

«Casi siempre, Chipre había sido un trozo de papel y durante unos largos años aparecía también como un esquema hecho a rotulador, en la mesa de clase. Entonces yo no sabía qué era lo que mejor había aprendido a hacer en mi vida: escribir o dibujar su contorno. Empezábamos siempre por el extremo de Risokárpaso, después la línea bajaba y trazaba la costa de Kerynia, y luego Tiliría, donde se inclinaba hacia dentro, para formar el arco donde surgía Pafos; se recorría la península de Lemesós y Lárnaca hasta llegar a Famagusta y su bahía, que concluía el trayecto y encerraba la isla en un mapa.

Eso era Chipre para nosotros: un dibujo sobre un papel en blanco, una figura a lápiz sobre el pupitre, a veces una pegatina o un lema escrito en las paredes de la ciudad. Crecimos con su mapa y con esa línea que dividía la isla en dos, una línea curiosa, que subía y bajaba dejando pueblos desolados, aeropuertos paralizados, calles urbanas vacías, reducidas a ruinas. Crecimos con su mapa, con miles de narraciones, con imágenes de televisión y, sobre todo, con sentimientos intensos. La verdad todavía se resumía en una lección de historia, amarga y triste; aún éramos inmaduros. Llegó un día en que Chipre se escapó del mapa. Aquel día las imágenes tomaron cuerpo, más vivas que nunca.

Regresamos a Chipre. Unos por estudios, otros por trabajo, y alguno que otro hizo allí la mili, unos meses solamente. De pronto cambiamos nuestra mirada. Ya no veíamos las fotografías en blanco y negro de los soldados desaparecidos después de la guerra, sino que nos fijábamos en el paseo marítimo de Lemesós y su esplendor. Ya no nos alimentábamos con las narraciones de los mayores; en cambio, empezamos a consentir la indiferencia ante el conflicto por parte de los familiares y los amigos habitantes de la isla. Ya ves, los años habían pasado, la situación se había afianzado y la gente se había hartado de dolor y miedo. Chipre, aquella flor que llenaba de olores la casa cada vez que la dibujábamos, estaba marchita, y en su lugar brotaban arbustos, casi todos secos.

A la vez, a medida que nos hacíamos más conscientes, a medida que enriquecíamos nuestros conocimientos de su historia reciente, el color del rotulador se apagaba, los lemas en las paredes se volvían borrosos, los sentimientos se aflojaban. Cuando la Historia se cruza con las vidas de los humanos la vida se convierte en una mala jugada. Chipre, aquella patria lejana, repleta de mitos que nos atormentaban, aquella pasión vigorosa, se transformó, cambió de vestimenta. La verdad que conocíamos se pintó de colores distintos, se volvió dura y difícil, pero a la vez liberadora. El odio dio paso a la creatividad. Nos acercamos a Chipre y nos acogió como una gran anfitriona, se convirtió en nuestra familia.

Aquel amor a primera vista que había marcado el inicio de nuestra relación se desgastó, y poco a poco surgió un amor tímido, consciente del dolor y el desengaño que podría sufrir una y otra vez. Un amor que sin embargo se agarra a la suerte que se le ha concedido, igual que cada uno de nosotros cada vez que volvemos de lejos a la casa familiar; la ilusión de encontrarnos se diluye rápido en el laberinto del día a día.»

[Ver el vídeo del acto]