Category Archives: Encuentros

Encuentro con la poeta Aurora Luque

17036575_1273052809397597_714275075_o1

Aurora Luque en el Edificio La Bolsa

Las palabras que Las Suplicantes de Esquilo dirigen al rey de Argos en demanda de asilo, resuenan en la Biblioteca de Bidebarrieta de Bilbao con una dolorosa actualidad en esta semana de BilbaoPoesía que este año lleva por título “Poesía Refugio/Babesleku”.

Mira solícito por nosotras; sé nuestro piadoso patrono, como es justo. No hagas traición a una fugitiva a quien una impía violencia ha sacado de tan lejanas tierras…
(Teatro griego, Ed. Edaf, Madrid, 1970.)

Pero el rey duda y decide consultar a la Asamblea; mientras, llegan los egipcios y las llevan de nuevo a la fuerza a su país donde quedarán para siempre reducidas a la esclavitud.

Y es la voz de Aurora Luque, poeta, traductora, filóloga, filohelena, quien nos ofrece este pasaje con su tono claro y vibrante. Nos trae además algunos de los poemas publicados y premiados a lo largo de los últimos años en sus obras Problema de doblaje, (1990), Carpe noctem (1994), Carpe amorem (antología de su poesía amorosa) (2007), Personal y político (2015).

Es también una excelente traductora de los poemas de Safo (Safo. Poemas y testimonios. El Acantilado, 2004), donde consigue que los versos fragmentados revivan con intensidad y frescura:
Eros ha sacudido mis entrañas
como un viento abatiéndose en el monte
sobre las encinas. 

Asimismo, ha recogido en dos antologías el tema del mar (Aquel vivir del mar. El mar en la poesía griega. El Acantilado, 2015) y de Eros (Los dados de Eros. Antología de poesía erótica griega en los textos clásicos. Hiperión, 2001).

En sus poemas hay ecos de los poetas griegos (ÁLVAREZ VALADES, J. Tradición clásica en la poesía de Aurora Luque: Figuras, formas e ideas. Renacimiento, 2013), y de los no-griegos que los admiraron: Hölderlin, Cernuda y otros.

Por encima de la catástrofe que nos ronda, está el amor y su reverso, y Aurora Luque lanza una mirada abierta al mundo y nos habla, dejando que las metáforas de la vida cotidiana irrumpan en sus versos, de «ese poso de café negro que nos queda dentro.» Pero también transmite la capacidad de disfrutar de la vida, invitándonos a dejar que «se pose en nuestros párpados» la línea azul del mar.

14724164_1296573473708468_491080943_o1

Marisa Diez Ezkerra haciendo de cicerone, 17/10/2016

16113426_1225857914117087_8709239951227159826_o1

Con Vicky Rouska, secretaria de “Periplo” y ex alumna de la poeta

En su paso por Bilbao, nos dejó un rastro de energía y de luz, y esperamos que se llevara en su mirada oscura un recuerdo de las calles estrechas de Bilbao la Vieja, y de nuestro paseo junto a la ría.

Marisa Diez Ezkerra
Vocal de “Periplo”

Reportaje: Descubriendo la tierra de Aristóteles

38695622

El Monte Athos desde Kavourótripes, Calcídica.

Ahora que han empezado a caer las primeras hojas del otoño, y antes de que el viento borre definitivamente el verano, cierro los ojos… y oigo aún las campanas de una iglesia bizantina entrando por la ventana del hotel, en plena calle Ermou de Tesalónica. Después son otros sonidos y olores e imágenes los que me llegan: el trasiego del tráfico, el mercado Modiano, los abigarrados perípteros… pero también la amplitud y blancura de su plaza Aristotelous, la elegancia de las calles Venizelou, Tsimiski, y la comercial Egnatía Odós (Vía Egnatia) que abrió a Tesalónica las puertas de Europa y Asia en tiempos romanos.

Ciudad de gran bahía vigilada por la Torre Blanca y desde el Barrio Alto por la fortaleza de Heptapyrgion (Siete Torres), esconde tantas sorpresas como etapas históricas: el oro de los Reyes Macedonios, la Rotonda y el ágora romano, murallas bizantinas, las más de doscientas iglesias ortodoxas, los baños turcos, conviviendo con la universidad más grande de Grecia (Universidad Aristóteles de Tesalónica) y la modernidad del Palacio de la Música junto al mar.

P1120230p

Plaza Aristotelous, Tesalónica.

P1120348p

Mercado Modiano, Tesalónica.

Tesalónica nos lleva también a las tres penínsulas rocosas de Calcídica que entran en el mar Egeo, bellas como sus nombres: Cassandra, Sithonía y Athos. Y en la entrada de este último brazo está Ierissós, donde se ha celebrado por segundo año consecutivo el Festival Internacional de Danzas Tradicionales, promovido por la Unesco, con motivo de los 2.400 años del nacimiento del filósofo griego Aristóteles en la cercana Estágira.

Catorce grupos participaron procedentes de Bulgaria, Serbia, Rumanía, España (Mallorca), Italia, Hungría, Moldavia, Rusia, Ucrania, Georgia, diversos grupos de Grecia y Chipre, y en representación del País Vasco el grupo “Otxandategi Dantza Taldea” de Berango (Vizcaya), con el que había contactado nuestra asociación “Periplo”.

Península Calcídica

Mapa de Calcídica.

P1130474p

“Otxandategi Dantza Taldea” en Calcídica, septiembre 2016.

Durante cuatro días entre el 15 y el 19 de septiembre, actuaron en distintas localidades: en la bahía de Nea Roda, en el propio Ierissós, en Gomati y finalmente en Uranópolis, puerto de salida de los barcos que van al Monte Athos. Las actuaciones de unos y otros, bajo una luna llena, con fondo de iglesia o mar, fueron espectaculares y la acogida de las gentes, cálida como las aguas de su mar…

P1130022p

Actuación del grupo “Otxandategi Dantza Taldea”.

P1130577p

Actuación del grupo “Otxandategi Dantza Taldea”.

P1130524p

Demostración de bailes cretenses.

Tuvimos además la ocasión de visitar Estágira, donde fundó una escuela Aristóteles y donde se ha encontrado recientemente su tumba; y de admirar desde el barco la sucesión de monasterios que jalonan el Monte Athos (o Monte Sagrado), donde más de 1.300 monjes forman una especie de estado autónomo, que se autoabastece y promulga sus propias leyes (entre ellas la prohibición del acceso a las mujeres).

Pero si tuviera que quedarme con una imagen sería la de las miradas alentadoras de la gente de Ierissós cuando veían pasar a los dantzaris del grupo de Berango con sus ropas de baile y sus bártulos camino del autobús, o sus ensayos en la plaza a pleno sol. Y finalmente, guardo de una manera especial el pequeño jardín del hotel donde nos alojábamos, la mesa rodeada de plantas aromáticas donde prácticamente hacían la vida, las manos de María preparando trajanás, y su sonrisa ofreciéndonos lo que tenían.

P1130081p

Preparando el tradicional trajanás.

P1120753p

El jardín del hotel en Ierissós.

Tesalónica, Calcídica, Ierissós…. Εγώ θα ξαναρθώ! (¡Yo volveré!)

Marisa Diez Ezkerra (Αφροδίτη)
Vocal de “Periplo”

El compromiso pacifista de María Farantouri

DSC05272a

Farantouri con el periodista

El periodista y escritor bilbaíno Alberto López Echevarrieta que asistió al concierto de María Farantouri en Bilbao, le dedica un artículo a esta magnífica artista en la revista digital Artes Hoy.

Sala BBK de Bilbao, el 14 de noviembre de 2015

“Aún no he salido del shock que me ha producido la noticia de los atentados en París. Es difícil de asumirla cuando viajas cantando a la paz. Llevo en mi repertorio el tema ‘Paz’ que compuso Mikis Theodorakis cuando era un adolescente dedicándosela a los hijos de los emigrantes que pierden la vida en el Mar Egeo. El argumento no puede ser más actual”. Me lo dice María Farantouri, una de las damas de honor en la historia contemporánea de Grecia junto a Melina Mercuri e Irene Papas, al terminar el recital dado en Bilbao al día siguiente de los atentados yihadistas. La cantante, que ha jugado un papel importante en el movimiento para el renacimiento de la música griega como musa del gran Mikis Theodorakis, es todo un símbolo en el país helénico que conoce la lucha infatigable que llevó a cabo contra la dictadura de los coroneles con las únicas armas de su rica voz de contralto y la gran expresión dramática y lírica que posee.

Las canciones que ofrece cuando ya linda los 70 años de edad no tienen desperdicio en sus mensajes. La mayor parte de ellas están compuestas por el creador de Zorba, el griego y abordan esos temas que últimamente, con la simple lectura de los periódicos, nos ponen los pelos como escarpias. Algunas hacen referencia a los emigrantes que salen de su país no sólo buscando la libertad, sino también salvaguardando sus vidas. Es el caso de El náufrago, un expatriado que lucha contra las olas, y Sangre del amor y Una la golondrina, ambas basadas en poemas del Premio Nobel de Literatura Odiseas Elytis que hablan del valor de la vida cuando una persona lucha por la justicia y la libertad.

Mauthausen, Neruda y Lorca

Farantouri, a quien el presidente de la democracia griega, Constantino Stephanopoulos, concedió la Cruz de Oro de la Orden del Fénix en reconocimiento a su contribución a la canción griega, ha manifestado su postura antibelicista poniendo voz a La balada de Mauthausen, una de las obras cumbres de Theodorakis con poemas de Iákovos Kambanelis. En uno de ellos, El cantar de los cantares, encontramos a un preso en el campo de concentración nazi busca desesperadamente a su amada, también internada y en condiciones de extremas de vida. Por otra parte, doy fe que el estreno del Canto general, de Pablo Neruda, en el Estadio Panathinaikó de Atenas, supuso uno de los más grandes acontecimientos musicales de la Grecia moderna. No sólo por la obra en sí, en la que María Farantouri y Petros Pandis tuvieron protagonismo vocal, sino por cuanto suponía el retorno de Theodorakis a su patria.

Farantouri no puede ocultar su fascinación por Federico García Lorca. “En Grecia le consideramos como un poeta propio y estamos muy familiarizados con su obra”, dice. En el repertorio incluye el Prendimiento y Muerte de Antoñito el Camborio y el Café de Chinitas, poemas adaptados al griego por Odiseas Elitis. ¡Hay que escucharle a María cantar a Lorca! Sobrecoge su calidad melódica y sentimiento.

Clipboard04b

María Farantouri con los músicos Henning Schmiedt y Volker Schlott

Comprometida políticamente

“Las ideas fascistas han constituido siempre un problema. El avance que ahora experimentan en Europa nos debe hacer pensar seriamente. Yo lo considero un peligro”, dice esta mujer tan sensibilizada por los problemas derivados de la crisis mundial. María Farantouri canta al trabajador que marcha al extranjero, lejos de su familia, para buscar trabajo en Tu pañuelo, mi querido Juan. Y al hombre que vuelve del exilio y, después de muchos años, vuelve a caminar por las viejas calles de su querida ciudad, donde no conoce a nadie ni nadie le conoce a él. Es el poema Viejas calles, original de Manolis Anagnostakis al que Theodorakis dio forma musical conjuntamente con El muchacho sonriente, un poema del irlandés Brendan Behan adaptado al griego por Vasilis Rotas y que se incluyó en la banda sonora musical del film Z, de Costa Gavras. Se narraba en esta película –lo recordará el lector– el atentado que costó la muerte de Grigoris Lambrakis, diputado de izquierdas y luchador por la paz, al que asesinó la ultraderecha el 22 de mayo de 1963 en Tesalónica.

María Farantouri siempre ha mostrado su agradecimiento a Mikis Theodorakis que contó con ella y con Petros Pandis para sus grandes éxitos. En su libro La abeja y el arquitecto, el presidente de la república francesa François Mitterand dice: “Para mí Grecia es María Farantouri. Así es como me imaginaba a Hera, un ser puro, fuerte y vigilante. Nunca he encontrado otro artista capaz de darme un fuerte sentido de lo divino”.

Algo tiene el Mediterráneo

Ella es consciente de que los aires del Mediterráneo influyen en la atención que muestra con el medio ambiente y la naturaleza. Ejemplos de ello los tenemos en El pájaro, una bonita canción con letra de Minos Arguirakis y música de Manos Jatsidakis, de quien también es La pesadilla de Perséfone, una protesta ecológica que denuncia en su texto Nikos Gatsos en torno a la explotación insensata de la naturaleza y la profanación que supone la industrialización de los lugares sagrados. Toda una pesadilla para Perséfone, que según la mitología griega pasa seis meses bajo la tierra esperando la llegada de la primavera para salir al sol a vivir junto a su madre Deméter, diosa de la agricultura.

“Su voz es un regalo de los dioses del Olimpo”, dijo de ella no sin razón el periódico The Guardian, un Olimpo siempre presente en esta extraordinaria mujer que transmite y contagia sus sentimientos con las suaves notas del inicio del poema emblemático de Yannis Ritsos y música de Theodorakis No llores por Grecia, y con el vibrante y estremecedor final: “Aunque la veas agacharse / con el puñal en la espalda, / con la correa en la nuca / nunca llores por Grecia. / La patria siempre renace, / coge fuerza, se levanta / y a la bestia con arpón / de sol y luz la traspasa”.

María Farantouri consideró que las canciones que componían este recital eran su humilde tributo a las víctimas de los atentados en París.

Fuente: www.arteshoy.com

Sobre Manos Jatsidakis

004

A las personas que se han ido, pero permanecen vivas, las tenemos a diario situadas en nuestro interior y las llevamos dentro a lo largo de toda nuestra vida.
Manos Jatsidakis

Somos muchos los que todavía tratamos de averiguar por qué Manos Jatsidakis sigue siendo tan actual hoy en día. Por qué sus palabras y su música se mantienen todavía tan vivas. Será porque no alcanzamos a conocer la verdad a través de ”sabios” profesionales, políticos o científicos. La conocemos por artistas y poetas. Por la gente que nació con esa intuición especial que les permite comprender el mundo. Somos muchos los que tratamos de entender por qué cada día que pasa echamos más en falta a Manos. Quizá porque Grecia sería de otra manera si dos o tres personas como él estuvieran aún entre nosotros. Quizá porque los griegos, aún sin saberlo, tendrían a su lado un apoyo para soportar su soledad. Un adolescente me dijo hace tiempo: «Su música me gusta más que la de todos los otros. La comprendo, es como si me dijera: Estás triste, hoy, lo sé, pero no importa. Ya se pasará. Mañana se pasará… »

He preferido en vez de una escueta biografía de Manos Jatsidakis, recopilar algunas de sus frases–observaciones más intervencionistas acerca de la sociedad neogriega, debido a que Jatsidakis no era tan solo un gran compositor griego. Era un intelectual de la vida y un anarquista del espíritu, cuyas composiciones melodiosas marchaban a la par de sus posturas sobre los asuntos públicos y la vida de sus coetáneos.

De la memoria (julio de 1988): Si tuviera mucho dinero, habría retirado todas las cesiones de derechos que he hecho a editores y haría desaparecer todas mis obras. Nada sería más hermoso que quedar –por el tiempo que sea– en la memoria de cuantos compartimos conversaciones. ¿Porque después de la muerte qué es lo que nos espera? La incapacidad de varios saqueadores de tumbas sobre nuestros cuerpos sin vida…

No es una casualidad, según las palabras que hemos citado, que Jatsidakis sintiera verdadera aversión por Los chicos del Pireo, la canción de la película Nunca en domingo, la cual ha sido traducida a 120 idiomas y versionada hasta por los Papúa en Nueva Guinea. Un día lo llamó el dueño de un reputado cabaret de Las Vegas. Le propuso ir allí a tocar música tres noches apenas durante un cuarto de hora cada vez. Su remuneración serían 500.000 dólares. La única condición era que cerrara cada actuación con Los chicos del Pireo. ¡Fue la gota que colmó el vaso! Acto seguido Jatsidakis llamó a sus abogados en EEUU y les comunicó que quería vender los derechos del tema. Finalmente los vendió por 100.000 dólares, cuantía por la cual compró su casa. ¡El contrato de venta era comparable a una novela, de hecho superaba las 600 páginas! En cuanto a la famosa estatuilla de los Óscar que ganaron Los chicos del Pireo, hoy está de vuelta en la casa de Manos. Colocada en un estante, mirando a la pared. Su reverso recuerda que su señor y dueño nunca la amó…

Esto es lo que dijo Manos Jatsidakis en diciembre de 1985 sobre los caídos: «Los que quedan encabezan los desfiles, dan discursos, conceden entrevistas televisivas y jamás, ni una sola vez, les he escuchado hablar en conmemoración de los que perdieron la vida, que no están en posición de hablar hoy… »

Y cuando en 1993, poco antes del final, Jatsidakis estaba ingresado en el mismo hospital, en habitaciones contiguas, que el poeta Premio Nobel y amigo suyo Odiseas Elitis, la historia nos dejó en herencia un estremecedor diálogo poético entre los dos: «¿Por qué hemos hecho todo esto, Manos? Mira la decadencia a tu alrededor», dice Elitis. Y Jatsidakis contesta: «Lo hemos hecho para nosotros y para nuestros amigos. Además Grecia se murió hace mucho tiempo y vivía solo en nuestros sueños… »

El concepto de Grecia fue motivo de reflexión para Manos Jatsidakis a lo largo de toda su vida, para él que fue un cosmopolita, que vivió sus años más hermosos en el Londres de Rolling Stones y en el multicolor San Francisco hippie. No pudo, según él mismo, vivir de forma permanente en el extranjero y desarrollar una carrera más grande sin duda, puesto que era inconcebible para él no solo comunicarse, sino también pensar en otro idioma que no fuera el griego. Esto es lo que decía acerca de lo anterior en agosto de 1979 a través de la frecuencia del Tercer Programa de la Radiofonía Griega: No me gusta pasarme de ser muy griego. Lo soy en la medida en que lo soy. Ha llegado el tiempo en que el concepto de Griego deje su lugar al concepto de Humano. Y creo que entonces vamos a conectar con una tradición más profunda que, casualmente, también es totalmente griega. Por desgracia no somos descendientes de los autores trágicos, sino, tan solo, descendientes de vasallos y emigrantes.

¿Qué diría Manos Jatsidakis hoy que el partido de extrema derecha Amanecer Dorado mata a emigrantes por la calle y en general asesina «cualquier cosa que se mueve»? ¡Nada nuevo! Lo dijo todo y de una vez por todas en febrero de 1993, un año antes de fallecer: «El neonazismo, el fascismo, el racismo y todo tipo de conducta antisocial y antihumana no proviene de ideología alguna, no contiene ideología, no constituye ideología. Es la manifestación magnificada de la bestia que llevamos dentro sin ningún impedimento a su desarrollo. El único antibiótico con el que contamos para combatir esa bestia interior es la Educación.»

Ciertamente, Jatsidakis amó la educación desde pequeño, no la de los conservatorios, la educación museística, sino la de la luna, de los poetas y las estrellas. El arte no tenía para él certificado de nacimiento, como tampoco a fin de cuentas tenía país de origen.

Cuando en el año 1972, durante la Dictadura de los Coroneles, vio la luz el disco Ο Μεγάλος Ερωτικός (Magnus Eroticus), una obra que supuso un epítome de la música griega culta, los periodistas atacaron a Jatsidakis. Escribieron en su momento: «El pueblo está luchando y Manos Jatsidakis nos trae cancioncillas de amor.» ¡Así de necios se mostraron! Olvidaban que, también según Georges Bizet, compañero de Jatsidakis, ¡no existe ni existirá mayor revolución que el amor! Y cuando poco más tarde, durante la Transición política, los jóvenes llenarían los estadios y llegarían a delirar con los conciertos de Mikis Theodorakis, ¡Jatsidakis compondría Ελλαδογραφία con los versos de Nikos Gkatsos e intérprete al mismo Mikis Theodorakis! Tuvieron que pasar varios años hasta que en julio de 1988 Jatsidakis hiciera su propia valoración del concepto Artista revolucionario: «Jamás los revolucionarios ni los derrocadores han sido grandes artistas. Los que apechugan haciendo una revolución no tienen tiempo para hacer Arte perdurable… »

Hoy, 21 años después de su fin biológico, el compositor y poeta Manos Jatsidakis que tenía la capacidad de ver más allá de su época, permanece más actual que nunca. Sus canciones no han dejado de versionarse tanto en el mundo discográfico como en conciertos, y sus textos tienen una enorme repercusión entre los jóvenes, sobre todo a través de Internet.

He querido concluir mi texto, que espero que haya servido para que conozcan un poco a este gran personaje griego, de nuevo con sus palabras, indicadoras de la situación a la que ha llegado nuestro país: «Si Grecia nunca muere, eso significa que nunca va a resucitar. Que estará eternamente sin resurrección, puesto que nunca aceptó morir.»*

Antonis Boskoítis, cineasta y periodista.

* Se refiere a la marcha patriótica Η Ελλάδα ποτέ δεν πεθαίνει (Grecia nunca muere).

Texto escrito en homenaje a Manos Jatsidakis a raíz del 90 aniversario de su nacimiento para “Periplo”.

Viaje a Lesvos

32. Mytilini

Mitilene, julio 2015.

Gracias a la asociación “Periplo”* se nos abrió la posibilidad de viajar en julio de 2015 al país heleno.

El destino, la isla de Lesvos, en la parte oriental del mar Egeo; el lugar, Molyvos. Su capital es la ciudad de Mitilene, su puerto la conexión con Atenas. Mitilene con su bahía, sus calles estrechas… vimos su Museo Arqueológico y también el Museo de Theophilos Hatzimihail, famoso pintor primitivista griego moderno.

1409

La Virgen de Petra, Theophilos Hatzimihail.

Recordamos la diversidad de la isla y los contrastes de cada zona. Su bosque petrificado al noroeste; allí los troncos de secuoyas prehistóricas están petrificados en lava sólida. Vimos las playas de Petra y Eresos, las termas de Eftalou, degustamos las sardinas de Sigri, recorrimos los monasterios que salpican toda la isla, las salinas de Kalloni, Sykamineas pueblo colgado de las faldas del monte Lepetymnos, los olivos que inundan las tierras que también ofertan al visitante multitud de frutos y verduras…

Desarrollar un proyecto pictórico basado en la acuarela ha sido una de las finalidades de nuestro viaje. Nuestra residencia en Molyvos en una mansión otomana de 1812, nos ha servido además para conocer a gente diversa, saber de sus inquietudes y preocupaciones.

9. Molyvos

Molyvos, julio 2015.

Las vistas de Molyvos, los paseos a los pueblos cercanos y las salidas a distintos puntos de la isla han llenado nuestros blocs de acuarelas de paisajes de luz y color que quedarán en nuestra memoria.

Molyvos con sus gatos, su pequeño puerto, la playa de piedras y el castillo en la cima que nos dejaba ver puestas de sol impresionantes. Los paseos hasta Eftalou para dibujar. Caminatas a Vafios, pueblo de montaña o a la cercana Petra como algo cotidiano.

Molyvos es una delicia para vivir mirando a la naturaleza, desde sus distintas alturas desde donde se disponen sus viviendas siempre descubres una ruta diferente.

Mirar, observar, pensar, interiorizar lo que íbamos viendo, lo que iba sucediendo…

4.

Residencia, mansión otomana (1812).

Constantemente la azulada costa turca nos miraba desde el nordeste a dos horas escasas en barco. La antigua Troya y todos los personajes de Homero se colapsaban en nuestras cabezas al ver la llegada continua, diaria, de refugiados en su mayoría sirios a la costa de Lesvos. Las agencias de comunicación europeas que deciden cuál es el foco de interés solo hablaban de la gran crisis económica griega en julio. Para los habitantes de la isla no era nada nuevo, día tras día filas de personas en grupos caminando exhaustos.

10. Molyvos

Molyvos, julio 2015.

Escapando de una guerra tienen que llegar a los campamentos de refugiados saturados de gente, conseguir papeles para coger en Mitilene el ferry que les lleva a Atenas en su trayecto al norte de Europa. Toda la costa salpicada de chalecos salvavidas y pateras rajadas fabricados en Europa…

En agosto cuando el problema magnificó sus dimensiones pasó a ser hasta hoy el tema de moda; ya nadie habla de la crisis griega.

De vuelta a Atenas, disfrutamos de las visitas a sus museos, todos necesarios e interesantes.

1. ocaso Molyvos

Ocaso desde Molyvos, julio 2015.

En resumen Grecia supone para el viajero con inquietudes un encuentro vivencial, tal vez somero tal vez iniciático. Pero si esto es así es porque nuestra historia se mece en la cuna de un lenguaje y de un logos que ahora nos constituye, de unas ruinas que fueron la culpa de Europa y el ideal de una Arcadia que nunca llegó, de unos lares y unos trayectos que inspiraron las leyendas del viaje, las ciudades, las rutas, el poder… como decía Rilke; “allá donde se funda la exuberancia y la ilusión de los paraísos inmediatos”. Así nosotros esperamos volver, y vivir para contarlo.

Fdez. Calle
L. Candaudap
Licenciados en Bellas Artes

* Nuestra asociación gestionó la solicitud de estancia de los dos artistas.

Muestra de las acuarelas elaboradas en Lesvos:

L. Candaudap  1

L. Candaudap

L. Candaudap  (2)

L. Candaudap

L. Candaudap  8

L. Candaudap

L. Candaudap  3

L. Candaudap

Ana   5 - copia

Fdez. Calle

Ana  3

Fdez. Calle

Ana  4

Fdez. Calle

Ana ..2

Fdez. Calle

Las obras producidas durante la estancia de los dos artistas en la isla de Lesvos se van a exponer a principios de 2016 en Bilbao.

Estreno del cortometraje “En espera” en Santander

1609906_259033930942207_3428098080351719793_n

El pasado miércoles 29 de octubre se estrenó en el Centro Cultural Europeo Eureka, en Santander, el cortometraje “En espera”, dirigido por George Tsirogiannis. Tsirogiannis es un joven cineasta con estudios de Artes Audiovisuales por la Universidad Jónica en Corfú, y este es su primer trabajo con un equipo integrado exclusivamente por profesionales del mundo del cine. Se trata, además, de una de las primeras producciones audiovisuales financiadas gracias al micromecenazgo en Grecia, y se distribuirá de forma gratuita en Internet una vez que haya acabado su periplo por diversos festivales del género.

IMG_3988A

George Tsirogiannis presentando el cortometraje

En palabras del equipo, “En espera” es un cortometraje que ofrece una instantánea de las vidas de cuatro personas, que se ven envueltas en la espera de algo muy especial para ellos. Se trata de una película sobre la gente, los momentos y hasta qué punto la espera es importante en nuestras vidas.

Fue la primera proyección de la película, un estreno que se produjo entre amigos, puesto que varios socios de Eureka fueron co-financiadores de la misma durante la campaña de micromecenazgo. Integrantes de Periplo nos acercamos a compartir con ellos un rato muy agradable, y deseamos mucho éxito a Tsirogiannis tanto con “En espera” como con sus futuros proyectos profesionales. ¡Un placer!

Días de cine con el equipo de “Luton”

P1060028B

La noche del estreno de “Luton”

Hace poco tiempo anunciábamos la participación de la ópera prima del director griego Mijalis Constantatos en la 61a edición del Festival de Cine de San Sebastián (20-28 de septiembre de 2013) en la sección de Nuevos Directores.

Desde que supimos la noticia, nuestra intención era acercarnos hasta San Sebastián para encontrarnos con el director de “Luton”, además porque nos sentimos muy contentos de que una película griega se estrenara a nivel mundial en ese Festival de Cine. Sorprendentemente, él también nos buscó cuando pidió que le consiguieran a un intérprete.

La secretaria de “Periplo” fue la enviada especial y tuvo la suerte de vivir dos jornadas inolvidables junto con el equipo griego del film. Todos ellos hablaron maravillas de la ciudad de San Sebastián y del cálido trato recibido de la gente del Festival y los medios de comunicación.

Luton2A

El director (en el centro) y el resto del equipo griego, minutos antes del estreno

Luton1

El equipo griego sobre el escenario del Kursaal, agradeciendo la invitación

El público respondió bien a “Luton”, una propuesta arriesgada que trata temas propios de las sociedades occidentales: la frustración que emana de las decisiones de uno, las convenciones de la vida diaria, la insatisfacción y el tedio que a menudo surgen en las relaciones interpersonales, el enfado y la violencia que buscan una vía para manifestarse… Aunque no se hiciera con el premio al que aspiraba, es un proyecto que ofrece una mirada singular e interesante, y que sin duda merece una buena promoción.

San Sebastián ha sido durante una semana una ciudad de cine, con un sol resplandeciente, con su especial ambiente cosmopolita acentuado por el desfile de importantes personalidades del séptimo arte, con los bañistas de la playa de la Zurriola casi mezclándose con los cinéfilos. Un hermoso cuadro del que nosotros también hemos formado parte.

Encuentro con el escritor Petros Márkaris en Santander

A principios de agosto, a raíz del curso que ofreció Petros Márkaris en la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP) en Santander titulado Cómo convertirse en autor de novela negra en cinco pasos, aprovechamos la oportunidad de conocer en persona al famoso escritor y mantuvimos con él una conversación de lo más interesante y amena.

Petros Márkaris volverá a España en octubre para presentar su último libro Pan, educación, libertad (Tusquets).

_JAC1766

_JAC1803

Joaquín M. Mollinedo, nuestro vicepresidente, junto con Petros Márkaris. 09/08/2013.

Fotos: Javier Cano